Videovigilancia en la universidad

El ambiente universitario es distendido, jovial y fiestero. Siempre se dice que los mejores años son los de la universidad, pero para algunos estudiantes de la Wuhan University of Technology, en la provincia Hubei de China Central, la experiencia va a ser muy diferente. El Diario recoge la información acerca de la reciente instalación de cámaras de videovigilancia en todo el recinto del centro educativo, incluyendo campus, aulas y habitaciones de los residentes. La idea nace con la intención de incrementar el rendimiento académico reduciendo distracciones y malos hábitos de estudio en las aulas y fuera de ellas, mejorando el comportamientos de los alumnos.

Medidas de vigilancia férreas

Por todos es conocido que las clases en la universidad se toman de otra manera que en el instituto. Los alumnos son más independientes de las normas familiares, y se toman el horario de una manera mucho más relajada, no asistiendo al cien por cien de las clases o prestando menos atención al profesorado. Para corregir de algún modo esos malos hábitos, el gobierno de Xi Jinping ha impuesto unas medidas más duras respecto a la vigilancia del campus. Se han instalado cámaras CCTV a lo largo de los 730.000 metros cuadrado del campus, clases y dormitorios incluidos, para vigilar el comportamiento de los 12.500 alumnos matriculados en la Universidad de Wuhan. El presupuesto de esta iniciativa ha sido de 813.270 euros. El encargado de supervisar en tiempo real las imágenes será un equipo de alrededor de 100 agentes al frente de un circuito cerrado de televisión como propuesta de seguridad y mejora del ambiente estudiantil. Se evitará de esta forma que los alumnos duerman durante las clases, chateen o saquen el móvil para escuchar música o hacer uso de las redes sociales, algo muy habitual anteriormente.

Reacciones ante la propuesta

La reacción por parte del profesorado como del cuerpo estudiantil no se ha hecho esperar. El claustro de profesores

Cámara de seguridad minibala CCTV
  • Facebook
  • Twitter
Cámara de seguridad minibala CCTV

ha afirmado en líneas generales que la colocación de las cámaras de vigilancia en la universidad de Wuhan ha mejorado la disciplina y el rendimiento escolar en las clases. Sin embargo, los estudiantes han publicado varias quejas en Weibo, el equivalente chino a Twitter, a las que también se han unido usuarios de internet. Aseguran que la videovigilancia atenta contra su derecho a la intimidad y su libertad. Y es que las universidades no son las únicas que han adoptado este tipo de medidas. La vigilancia está en auge en China desde que Xi Jinping ascendiera a la presidencia a finales de 2012, y ya se han monitorizado eventos deportivos, fronteras políticas o el tráfico. Algunos de los disidentes conocidos por las fuerzas de seguridad del país también tienen cámaras de vigilancia alrededor de sus domicilios, con el fin de intimidarles, controlarles y espiarles. La sensación general que se extrae de los comentarios en redes sociales es que el gobierno  ejerce un abuso de autoridad contra el ciudadano tras un falso velo de seguridad a través de la videovigilancia.

Otras universidades que usan videovigilancia

La instalación de cámaras de vigilancia en la Wuhan University of Technology como medida de vigilancia, control, y supresión de malos hábitos en el cuerpo estudiantil no es pionera, pues desde hace cinco años son algunos los centros educativos que cuentan con cientos de dispositivos en sus campus. En el año 2014, las autoridades de la provincia de Guizhou dispusieron estos aparatos en sus clases, iniciativa que fue tomada como un intento de control por parte del Partido Comunista. Los profesionales de la enseñanza más progresistas temieron una caza de brujas de libre pensadores y algunos decidieron marcharse al extranjero. Afirman que Xi, el líder chino, está llevando a cabo una purga de ideas que abogan por la libertad del individuo que, bajo creencia del propio Xi, provienen de universidades extranjeras. Algo que él mismo ha denominado como “frontera ideológica” y que hace tambalearse al actual régimen comunista chino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *