Videovigilancia coche: Los rayones en el coche ya tendrán un culpable

En más de una ocasión hemos necesitado de un sistema de vigilancia en nuestro coche. A la mayoría de la población nos ha ocurrido que nos han rayado el coche o roto un espejo, y el culpable ni siquiera se ha preocupado de dejar escrito en un papel su número para después dar parte al seguro.

La solución para este tipo de incidencias es colocar una cámara de videovigilancia en nuestro vehículo. Hay incluso algunas compañías aseguradoras que ofrecen descuentos en la póliza a los conductores que las tengan instaladas.

Factores de las cámaras de videovigilancia para coche

A la hora de hacer la elección de nuestra cámara de videovigilancia debemos tener en cuenta diferentes factores:

  1. Luminosidad: La mayoría de delitos se cometen durante la noche, por el simple hecho de que la oscuridad puede llegar a ser un gran aliado para los vándalos. Es por ello que no serviría cualquier tipo de cámara para captar imágenes con poca luz. Si la cámara no cuenta con la suficiente luminosidad, resultará imposible identificar a la persona que está cometiendo el delito. Existen cámaras que necesitan muy poca luz para realizar una grabación con nitidez, como si estuviera a plena luz del día.
  • Calidad: Si pensamos en la finalidad de este tipo de aparatos y el dinero que nos vamos a ahorrar en arreglos para nuestro vehículo, no deberíamos escatimar a la hora de adquirir una buena cámara. Las cámaras de poca calidad y baja resolución son una pérdida de dinero, pues no nos van a permitir identificar al culpable.
  • Dónde instalarla: El lugar donde instalar nuestra cámara de vigilancia no es tan fácil como parece, pues si está a la vista de cualquiera no podrá cumplir su principal función. La mejor opción es colocarla en el parabrisas, así podrá captar lo que ocurre en la parte trasera y los laterales. Existen algunos dispositivos que se activan automáticamente cuando detectan movimiento cerca.
  • Autonomía: Lógicamente la batería se va agotando con el paso del tiempo, por ello es importante tener en cuenta la forma de alimentación de nuestra cámara. Hay modelos que nos permiten recargar la batería en el mechero del coche, por lo que esta opción es bastante acertada. Otra buena opción son las cámaras que solamente se activan cuando detectan movimiento, pues ahorran la batería al máximo ya que solo están en funcionamiento cuando de verdad es necesario. También existe la opción de programar la cámara para que esté funcionamiento durante un período de tiempo concreto o durante unas horas. En cualquier caso, la mayoría de estas cámaras suele contar con una batería de larga duración.
  • Sensor de movimiento: Las cámaras con sensor de movimiento permiten ahorrar energía, como ya hemos explicado. El sensor de movimiento tiene un funcionamiento bastante sencillo, normalmente permanece apagada y solamente se activa cuando detecta algún tipo de movimiento dentro de su campo de acción. Es en este momento cuando inicia la grabación.

Este último año ha salido al mercado una nueva cámara de vigilancia para nuestro coche, se trata de la cámara 360. Su principal característica es que tiene la opción de girar 360º sobre sí misma, por lo que nos permite conseguir imágenes de todo lo que ocurre alrededor de nuestro vehículo. Es una cámara con una gran autonomía, pues cuenta con un sofisticado sensor de movimiento que captará cuando alguien intente acercarse. Ofrece una total seguridad captando imágenes desde cualquier ángulo.

Esta idea de grabar todo lo que ocurre mientras conducimos o cuando dejamos nuestro coche aparcado, nos puede parecer estupenda. Pero debemos tener cuidado con el uso de la cámara de videovigilancia en nuestro coche, pues depende de qué situaciones estaríamos infligiendo la ley.

Hasta el momento no existe una ley clara que regule de manera clara el uso de este tipo de cámaras en el coche. Por lo que en teoría sería legal, pues estamos recogiendo imágenes en la vía pública, cosa que para nada es ilegal. Aunque, por otro lado, no se puede colocar una cámara en espacios públicos, pues se estarían recogiendo datos de personas que no han dado su consentimiento para ello. La clave de realizar un uso totalmente correcto de este sistema de vigilancia es si se realiza una grabación continuada o bien se activa y desactiva puntualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito