Todo lo que necesitas saber sobre los kit de cámaras de vigilancia

Las cámaras con grabador son las llamadas cámaras CCTV, o de circuito de televisión cerrado. Se trata de un sistema analógico en el que la o las cámaras necesitan estar conectadas a grabadores DVR y/o monitores de video a través de cables coaxiales o de par trenzado, ya que no son capaces de cifrar las imágenes por sí solas. El nombre de “circuito cerrado” viene porque todos sus componentes están enlazados.

Ahora ya hay también cámaras digitales compatibles con DVR que se denominan CCTV digitales.

Resolución en las cámaras de vigilancia con grabador

La resolución analógica no se mide en píxeles, como estamos acostumbrados, sino en “líneas de televisión”, que hace referencia al número de líneas verticales y horizontales en la pantalla. Las cámaras CCTV de gama baja y media oscilan entre las 400 y las 500 líneas; a partir de 500 se consideran ya de alta resolución, y pueden ir hasta 4K, que es cuatro veces el full HD, o sea, 3840 x 2160.

No obstante, en los circuitos de CCTV hay que tener en cuenta también la resolución de los monitores y del grabador, ya que ésta siempre estará limitada por el aparato con menor resolución. Es decir, si usamos una cámara con mucha resolución conectada a un monitor con poca resolución, ésta vendrá marcada por la capacidad del monitor. Por el contrario, si usamos una cámara con escasa resolución en un monitor de altísima resolución, igualmente ésta vendrá marcada por la capacidad de la cámara. Y si usamos buenas cámaras y monitores pero un grabador con baja resolución, igualmente ésta estará limitada a la que tenga el grabador.

De forma que lo recomendable es tener siempre un kit de cámara/s, monitor y DVR de calidad similar. También es una buena razón para no usar televisores convencionales, los cuales nunca superan las 325 líneas de resolución.

En líneas generales deberemos elegir una mayor o menor resolución dependiendo de las condiciones de luminosidad que vayamos a tener. Cuanto más oscuro, más resolución necesitaremos para tener una imagen nítida. Por eso se recomienda usar cámaras con una resolución más alta en exteriores, donde normalmente tendremos menos luz.

Pros y contras de los kit de cámaras de vigilancia con grabador

Ventajas de los kit de cámaras de vigilancia

  • Más estables.
  • Más fáciles de configurar.
  • Operan mejor con poca luz.
  • Visión nocturna y detección de movimiento.
  • Los modelos PoE permiten la conexión por la red Ethernet a otros dispositivos.
  • Para controlar grandes espacios de un solo  vistazo.
  • Pueden tener conexión directa con la policía.

Desventajas de los kit de cámaras de vigilancia

  • Instalación compleja con cableado interno (obras).
  • Requiere de una sala segura donde tener el DVR y los monitores, y otra donde almacenar las cintas.
  • No graban sonido aunque se les puede instalar micrófonos.
  • Todo necesita estar conectado entre sí para funcionar.
  • No permite el control remoto desde otro sitio que no sea la sala de monitorización (excepto las tipo PoE).

Tipos de cámara CCTV analógicas

Básicamente hay 3 tipos de cámaras con grabador que se categorizan según su forma o características técnicas:

  • PTZ (Pan-Tilt-Zoom): instalación fija, desde la sala de control se puede elegir la panorámica, la inclinación, el enfoque y el zoom.
  • Bullet: llamadas así por su forma de bala. Se pueden instalar tanto en techo como en pared y son fijas.
  • Domo: de forma circular, como de media cúpula. Muchas tienen un ángulo de visión de 360 grados. Suelen instalarse en techos.

En la tienda online de Espia2 encontrarás todo lo necesario para montar tu propio kit de cámaras de vigilancia con grabador. No dude en consultar a sus profesionales cualquier duda que le pudiera surgir, estarán encantados de atenderle y resolver todas sus preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito