Seguridad y vigilancia sin cuotas y sin vigilantes

Ahórrate contratar personal de seguridad, puedes comprar algo que haga la misma función de seguridad y vigilancia. Con unas cuantas cámaras espía WiFi y un kit de alarma, puedes conseguir el mismo nivel de seguridad en tu hogar o negocio, o incluso más, que contratando una de esas famosas empresas de alarmas que se anuncian constantemente en televisión y que requieren del pago de cuotas mensuales.

Lo más importante para blindar la seguridad y vigilancia de tu casa o empresa es utilizar dispositivos WiFi o GSM que te puedan avisar en caso de detectar la entrada de algún intruso; y dificultar todo lo posible el corte de cables, que es la forma más directa de impedir el correcto funcionamiento del sistema de vigilancia. Esto se consigue escondiendo el cableado en el interior de las paredes, con cámaras espías e, incluso, instalando falsos cableados en zonas visibles para engañar a los cacos.

Si queremos asegurarnos de que no sabotean nuestra conexión a internet, de la que dependemos para que las cámaras nos envíen las alertas, podemos esconder un router inalámbrico 4G como los que venden muchas compañías telefónicas para tener internet en cualquier lugar sin necesidad de instalación, y que será mucho más difícil de sabotear, ya que en caso de corte del suministro eléctrico, el router normal quedará inhabilitado.

Después hay que hacer una planificación de acuerdo a la distribución del lugar a vigilar, las posibles formas de acceso, etc. Tienes que ponerte en la mente del intruso y pensar por dónde entrará, qué es lo primero que verá, los sitios por los que pasará, etc. De esta manera, podremos ir colocando las cámaras en los sitios estratégicos por los que podremos pillar al ladrón in fraganti.

Ejemplo de yincana de seguridad y vigilancia

Empezaremos hablando del exterior. Si vives en un bloque de pisos, la vigilancia de las zonas comunes no depende sólo de ti y tendrás que ponerte de acuerdo con el resto de vecinos para instalar cámaras en la Comunidad, además de poner los pertinentes carteles informativos.

Si vives en una casa independiente o adosada, sí tienes la posibilidad de proteger la zona exterior de tu propiedad instalando cámaras visibles que, además, realizarán también una función disuasoria. En este caso, debe ser una cámara con protección antivandálica para que no resulte dañada por las inclemencias del tiempo o los propios vándalos, como esta cámara IP panorámica de exterior. Recomendamos poner varias para cubrir todo el exterior de la propiedad, sobre todo, las zonas susceptibles de acceso. Este tipo de cámaras son CCTV, por lo que necesitarás realizar una instalación cableada y conectarlas a un grabador con disco duro. También es recomendable intercalar cámaras falsas, que ayudarán a confundir aún más a los malos.

Puestos a vigilar nuestra puerta, podemos también instalar una mirilla CCTV en lugar de nuestra mirilla habitual, aunque no estaríamos cumpliendo con la legalidad vigente si no colocamos un cartel informativo en la misma entrada exterior, y no podremos instalarla en la puerta de un piso sin el permiso del resto de vecinos.

Ahora comienza la yincana de cámaras y sensores que vamos a prepararles a los intrusos en el interior. En puertas y ventanas podemos colocar sensores de movimiento conectados a una alarma central. En ESPIA2 encontrarás kits de alarmas ya configurados con todos los componentes necesarios, y también sensores de puertas y ventanas extra con alarma sonora propia.

El kit de alarma consiste en un panel central vinculado con detectores de movimiento instalados en diferentes puntos clave, que avisa al teléfono móvil de emergencia en caso de detectar alguna actividad. Al activarse, realiza una grabación del sonido ambiente.

Nada más entrar, y mirando de frente a la puerta a ser posible, colocaremos un reloj despertador WiFi, el cual funciona las 24 horas gracias a que permanece siempre enchufado, pero también dispondrá de autonomía propia durante 4 o 5 horas en caso de corte de corriente. De hecho, de este tipo de productos podemos poner al menos 2 o 3 modelos distintos en diferentes puntos, dependiendo de la extensión del inmueble, pero sin pasarnos para no hacer sospechar a los ladrones.

En cada habitación podemos poner una bombilla espía WiFi que pasará totalmente desapercibida enroscada en una lámpara de techo y, a su vez, nos proporcionará una imagen completa de toda la estancia desde arriba.

Del mismo modo, podemos aprovechar objetos cotidianos en cualquier casa u oficina para tener un refuerzo espía que, en caso de emergencia, seguro nos alegraremos de haber colocado, como puede ser el caso de la regleta con micrófono GSM, que nos permitirá oír lo que esté sucediendo sin que nadie pueda percatarse.

Si tenemos hijos o algún negocio relacionado con los niños, un peluche espía no levantará la menor sospecha camuflado entre otro tipo de juguetes o peluches, pero bajo esa mirada inocente estará registrándolo absolutamente todo.

Por último, un producto que no es una cámara espía pero sí una excelente cámara de seguridad y vigilancia para interiores es esta cámara IP motorizada, con unos potentes infrarrojos y movimiento de 350º en horizontal y 90º en vertical, para que no quede ningún rincón al que tus ojos no lleguen.

Por supuesto, todos estos productos cuentan con un modo de detección de movimiento para que, en caso de sabotaje, siempre haya alguno que consiga enviarnos la alerta a tiempo, dándonos la ocasión de llamar a las autoridades y que pillen a los delincuentes en plena acción.

Como ves, en ESPIA2 siempre pensamos en cómo mejorar la seguridad y vigilancia de nuestros clientes al menor precio y con plena autonomía. Si necesitas asesoramiento o tienes alguna duda que resolver, no dudes en contactar con nosotros para que te demos una solución personalizada a tu problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito

icon-check-square-o ¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG DEL ESPÍA!