¿Sabías qué el camuflaje no sólo se usa en el ámbito militar?

El camuflaje es algo biológico que está intrínseco en el metabolismo de muchos animales, pues les permite confundirse con el entorno para así protegerse de sus depredadores o incluso poder conseguir su alimento. El camaleón es uno de los animales que mayores capacidades tiene para mimetizarse. Sus cambios se deben principalmente al peligro de amenaza, pero también en respuesta a cambios de temperatura, luz, color y otras alteraciones ambientales. Los cambios en su pigmentación son causados por la acción de hormonas que afectan a unas células pigmentarias especiales presentes en la piel de estos animales. Otros animales también utilizan este recurso natural como pueden ser la mantis religiosa, el búho o el cocodrilo. No nos olvidemos también del guepardo, probablemente sea el mamífero con el pelaje más llamativo. Gracias a su moteado consigue ocultarse en la naturaleza y así jugar con el factor sorpresa a la hora de atrapar a su presa. Las leonas por su parte, gracias a sus colores arena también consiguen pasar desapercibidas en la sabana y esto les facilita la caza.

Camuflaje militar

Esta técnica natural utilizada en el mundo animal, también fue adoptada como instrumento de guerra a partir de la I Guerra Mundial. El ejército francés fue el primero en adoptarla en 1915. Esta técnica puso fin al uso de los uniformes coloristas y al requerimiento de que el uniforme debía lucir impoluto. Este hecho tuvo que ver con la aparición de nuevas tácticas de combate en posiciones más o menos estáticas, como las trincheras y la utilización de forma generalizada de armas de fuego con una buena precisión a unas distancias razonables. Los soldados además de vestir indumentaria color kaki se vieron obligados a camuflar sus armas y vehículos, pues la inclusión de aviones de guerra ponía en un gran riesgo a los combatientes.

Actualmente los ejércitos utilizan numerosos camuflajes, dependiendo del entorno en el que se actúe, además cada país tiene el suyo propio. A finales de los años 90, el ejército canadiense adoptó un patrón digital con un diseño pixelado. Esta variante es muy efectiva, pues el problema del camuflaje tradicional es que su eficacia depende de la distancia y del dibujo utilizado. Lo interesante del patrón pixelado es que puede funcionar en todas las distancias. De cerca se puede confundir con los troncos de los árboles o las hojas, mientras de lejos, permite mezclarse con las ramas, árboles y elementos del terreno. Lo más importante para una buena mimetización con el entorno, es la elección de los colores, no importa el patrón que se utilice si no se escoge el color adecuado.

En los últimos años el estampado militar ha pasado de los cuarteles e instalaciones castrenses a las calles, la moda del camuflaje está invadiendo nuestros armarios. Desde pantalones y camisas estilo militar, hasta accesorios y complementos para acompañar a nuestros looks más casual. Lo recomendado por los estilistas a la hora de llevar esta moda es acompañarlo con prendas básicas o sencillas, ya que de por sí sólo ya resulta llamativo.

Esta tendencia a la hora de viajar a determinados países podría llegar a suponernos un problema, pues en numerosos países está penado el uso del camuflaje si no es por parte de los cuerpos de seguridad del Estado. Si viajas a Antigua, Barbados, Ghana, Granada, Jamaica, Nigeria, Omán, Filipinas, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, Zambia o Zimbabue, olvídate de llevar en tu maleta prendas con este estampado, pues en estos países está penado su uso con multas e incluso (en algunos lugares) penas de cárcel. Los motivos de estas restricciones son variados, pero casi siempre por seguridad. En los países africanos fue prohibido el uso de estas prendas, pues los delincuentes hacían uso de ellas para cometer fechorías y así pasar inadvertidos como fuerzas de seguridad. En el Caribe es más bien costumbrista, para ellos vestir la indumentaria militar supone una ofensa e incluso se encuentra registrado en el código penal de muchos de estos países. 

Como hemos visto, el camuflaje forma parte de la naturaleza, pues muchos animales hacen uso de él para pasar desapercibidos ante sus presas o depredadores. Esta forma biológica, fue adoptada más tarde por los ejércitos como táctica militar y actualmente está presente en la mayoría de nuestros armarios gracias a la moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito