Puedo grabar mis llamadas. Grabaciones telefónicas, uso y legalidad

En plena era de las tecnologías y los móviles se tiene al alcance herramientas hasta hace poco impensables como son las grabadoras telefónicas. Muchos son los que ya han probado esa opción en el teléfono móvil, bien por necesidad o bien por curiosidad. Y es que hoy en día todos los smartphones tienen una opción que permite grabar las llamadas. Según la marca y el modelo, la encontrarás en diferentes lugares aunque normalmente se encuentra en ajustes de llamada, pudiéndose elegir en muchos casos una activación de la grabación de manera automática para todas las llamadas salientes y entrantes o sólo en números seleccionados.

Pero ¿qué sucede cuando las llamadas son realizadas desde un teléfono fijo?

Si bien es cierto que esto es cada día menos común, también es verdad que en cualquier empresa es la vía telefónica más habitual. Siendo también cierto que es quizás el sector que más recurra por motivos de seguridad a la grabación de una conversación telefónica. De hecho nos suena común la grabación que se activa cada vez que llamamos a cualquier empresa donde se nos pone sobre aviso de la posibilidad de que la conversación telefónica sea grabada y de seguir con ella estamos, de manera obvia consintiendo los términos.

Para proceder a la grabación desde un dispositivo fijo, existen en el mercado grabadoras telefónicas que permite grabar todas las conversaciones que se desarrollan a través del teléfono fijo sin ningún problema de autonomía. Dispone normalmente de dos puertos RJ11, uno que conecta al terminal y otro a la conexión.

Y…… ¿cuánto de legal es la grabación de una conversación telefónica?

Por motivos legales, las empresas graban todas las llamadas que se realizan a sus centralitas, pero la cosa cambia cuando es una persona a nivel particular el que realiza esta actividad. Hay unas ciertas líneas que podemos delimitar para ver cuando sí y cuando no se puede grabar una conversación. Lo primero que debes saber es que es ilegal grabar una conversación sin el consentimiento de los interlocutores y así lo marca la ley en su artículo 18.3 “Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial”. Básicamente reduce a que no puede realizarse esta práctica sin la orden de un juez. La pena puede llegar hasta cuatro años de cárcel y una multa de 12 a 24 meses.

En el caso en que tú seas uno de los interlocutores la cosa cambia, puesto que sí tendrás derecho a capturar el audio siempre que no tengas intención de publicarlo y en caso de publicarse entraría en juego la Ley de Protección de Datos.

En resumidas cuentas, la gran diferencia está en si formas o no parte de la conversación. En el debate de si es recomendable o no hacer uso de ella es muy discutible y hay diferentes opiniones, se trata de una herramienta útil para, en un contrato verbal, poder presionar a la otra parte para que cumpla, aunque seguramente necesites un buen abogado que entienda de derecho a la intimidad y protección de datos.

Por otro lado es también útil en el caso de llamadas amenazantes o de acoso, donde en el caso de llegar a un juzgado no sea difícil demostrar la necesidad de recurrir a la grabación telefónica por la seguridad de uno de los interlocutores.

Ver grabadora telefónica espía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito