Nunca se quede sin memoria en su cámara o grabadora

Cuando cualquiera de nuestros clientes viene a nuestra tienda del espía y adquiere una cámara de cualquiera de nuestros modelos, un micrófono espía o una grabadora espía, pocas veces son conscientes de que la memoria de la que dispone el dispositivo se agota a medida que va realizando grabaciones.

En este sentido, debe tenerse muy en cuenta que si el dispositivo se queda sin memoria en el peor momento, perderá unas imágenes que puede que le cuesten mucho más que una tarjeta de memoria MicroSD (ya que en la mayoría de dispositivos no viene incluida).

En el caso de los micrófonos o grabadoras espía, puede que después de algunos usos no recuerdes esto, y que el día menos pensado mientras está realizando una grabación de un audio de suma importancia, el dispositivo no pueda guardar el archivo de audio que contiene la grabación que tanto trabajo le ha costado conseguir (e incluso puede que no pueda volver a conseguir).

Pero en cuanto a las cámaras de vigilancia el problema es aún mayor. Imagine que se olvida durante unos días de vaciar la cámara de los archivos de imagen que lleva acumulando toda la semana. Y que durante la noche, unos delincuentes escogen esa noche en particular por cualquier razón y asaltan su comercio o su domicilio. Usted estará tranquilo a sabiendas de que la cámara de vigilancia lo ha grabado todo, pero… ¡sorpresa! Hace tres días que se quedó sin memoria y usted no tiene ninguna imagen de la noche que se produjo el robo.

Adquiera siempre una tarjeta de memoria cuando compre un dispositivo de grabación

Por ello, y para evitar estas consecuencias tan desastrosas, le recomendamos que adquiera una de las tarjetas de memoria que ofrecemos en nuestra sección Otros -> Tarjetas de memoria siempre que adquiera cualquier dispositivo cuya memoria pueda ampliarse mediante una Tarjeta MicroSD.

Las hay de varios tamaños de capacidad, desde 8gb para los dispositivos de audio, que normalmente no suelen ocupar demasiado espacio por cada grabación, hasta 128gb para aquellos modelos de cámaras de vigilancia o cámaras espía que graben en alta definición.

La grabación de imágenes en HD durante 8 o 10 horas laborables puede corresponderse fácilmente con entre 60 y 80gb dependiendo de la resolución de la cámara, por lo que más vale que adquiera una tarjeta de 64 o 128gb si no quiere quedarse sin memoria en su dispositivo en el peor momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *