La labor detectivesca en el periodismo actual

El periodismo nace como una herramienta para dar a conocer la información que resulta interesante a un determinado sector de la población. Unas veces la información llega a nosotros de manera fácil, pero otras veces requerimos de una investigación para llegar al fondo de la cuestión, para lograr destapar una verdad incómoda. ¿Cómo se desarrolla la acción? ¿Qué técnicas y materiales se hacen necesarios? Conozcamos un poco más acerca de estos sabuesos de la información.

Temática de la investigación

En primer lugar debemos dar con un tema interesante, algo que llame la atención e informe a la vez. Suelen escogerse temas de concienciación medioambiental o consumista, o el funcionamiento de organismos al margen de la ley como por ejemplo la existencia de redes de prostitución y extorsión ilegal. Sea cual sea el tema escogido debemos recopilar toda la información posible relativa al caso: imágenes, vídeos, grabaciones, entrevistas, testimonios, artículos relacionados… Cualquier detalle es crucial y cuantos más se recauden mucho mejor.

Obtener información. Primeros pasos

Toda esta información nos situará en el punto de partida de nuestro reportaje. Para encontrar algunos datos sólo tendremos que hacer uso de la  hemeroteca pero otros, los más jugosos, suelen necesitar de la llamada labor detectivesca del periodismo. Es entonces cuando haremos una búsqueda concienzuda del mejor equipo espía encubierto que podamos. Son elementos habituales de estos profesionales las cámaras ocultas. Suelen ir escondidas entre los complementos y objetos que traigamos con nosotros: bolsos, bolígrafos, botones, gorras, relojes, anillos, colgantes… El objetivo es captar la mayor secuencia de imágenes que prueben o refuten nuestra información sin llamar la atención ni ser descubiertos. La mayoría de las cámaras, dependiendo de las condiciones en las que vayamos a realizar nuestra incursión, usarán tecnología infrarrojos y audio incorporado.

Artículos y productos necesarios

En ocasiones, al recoger un testimonio, el entrevistado quiere permanecer en el anonimato, por lo que son útiles también las grabadoras de voz y los micrófonos, usando también un sistema de filtrado de voz al emitir las imágenes para que no sea posible el reconocimiento del testigo. Puede ayudar la utilización de un dispositivo GPS con el fin de que podamos ser localizados en todo momento, ya que algunos temas de investigación pueden ser escabrosos o el lugar donde indagamos pueda generarnos condiciones adversas. Ejemplos de ellos serían la elaboración de una investigación en la selva amazónica o en una zona en guerra.

 

Globalización. El auge de la investigación

Últimamente este subgénero del periodismo ha estado en auge debido a la globalización. El mundo toma conciencia de los problemas que afectan al planeta y a la población. En la era de la información la gente desea saber, conocer el intrincado mundo de organizaciones clandestinas o los detalles del último escándalo humano. Desde la trata de blancas hasta los niños robados, a todos se nos remueve la curiosidad. Pero no hay que irse a temas extremos, el periodismo de investigación también trata de concienciar a la población sobre una realidad social como podrían ser las drogas o el acoso escolar. Recientemente en emisión han estado varios programas que llevaban a cabo reportajes encubiertos: el periodista acudía al recinto sin otra compañía que su cámara y su grabadora, con el firme propósito de recabar información y descubrir la verdad al que quisiera escuchar.

Investigaciones oficiales

Pero no sólo el periodismo hace usos de este tipo de técnicas detectivescas. Cada vez más las investigaciones policiales encubiertas utilizan métodos de búsqueda de resultados centrados en la línea del espionaje. Operaciones encubiertas con infiltraciones de agentes son llevadas a diario por los cuerpos de seguridad del Estado, o hacen uso de contactos que ofrecen sus servicios privados.
El investigador está de moda gracias a novelas, películas, series y cómics. La información es poder, ¿quién no quiere saber?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *