Hacker se cuela en la NASA

La astronomía es una disciplina fascinante, qué duda cabe. El mayor organismo destinado a esta ciencia es la National Aeronautics ans Space Administration (NASA), con varias cuentas en las redes sociales que informan de las investigaciones y nuevos hallazgos periódicamente: Facebook, Twitter, Instagram… La plataforma virtual El Comercio informa recientemente del hackeo del perfil de Twitter del Laboratorio Espacial Kepler. El pirata informático cambió fotografías de planetas por imágenes de desnudos humanos femeninos, una broma que incluso apareció publicada incluso en la cuenta de Facebook del famoso telescopio.

Kepler hackeado

El Laboratorio Espacial Kepler es un satélite encargado de buscar nuevos planetas. En el pasado mes de mayo anunció el hallazgo de 1.248, y publicó la singular noticia en todas sus redes sociales. Pero sin embargo, este fabuloso titular no formó tanto revuelo como los recientes tuits a cargo del hacker. Las fotografías de desnudos aparecieron incluso en el perfil de Facebook del telescopio Kepler debido a un widget que muestra la reciente actividad en Twitter. La policía todavía no se explica cómo consiguió burlar la seguridad del sistema, pero se ha abierto una investigación para desenmascarar al artífice de tan desafortunado ataque. Los crímenes que se atribuyen al ataque podrían ser suplantación de identidad o atentado contra la imagen de una compañía, en este caso la propia NASA.

Razones de los hackers

Cualquiera podría entender que una persona que saca beneficio de un hackeo lo lleve a cabo. Por ejemplo, si se saca

alarma de seguridad con control remoto
  • Facebook
  • Twitter
alarma de seguridad con control remoto

algún interés económico mediante el delito, entendemos que la razón es económica. Pero en este caso, no hay ningún tipo de retribución monetaria. Una encuesta realizada por la compañía Thycotic el año pasado entre más de 100 hackers arrojó luz respecto a cuáles son las principales motivaciones de los piratas informáticos a la hora de cometer estos crímenes.  El 51% aseguró que el principal impulso que les mueve es la búsqueda de emociones, mientras que sólo un 18% aseguró moverse por factores económicos. Además, las estadísticas revelaron que un alarmante 86% de los ciberdelincuentes están convencidos de que no les van a pillar, o en el caso de que ocurra no tendrán que hacer frente a las repercusiones de los ataques.

El hackeo como vandalismo

A veces la única motivación es el deseo de generar caos, más allá de tratarse de un desafío intelectual o un modo de ganarse respeto entre la comunidad hacker. Es entonces cuando los factores se vuelven mucho más psicológicos y sociológicos, cuando el pirata informático se convierte en un peligroso delincuente. El reciente ataque al Laboratorio Kepler responde más a este tipo de casos. El intercambiar fotografías de planetas que poseen un claro interés científico por un desnudo femenino indica que el vándalo posee un sentido del respeto por la ciencia y la mujer inexistente. La justicia no se mantendrá inmóvil en este aspecto, pues se ha atentado contra la imagen de un organismo científico de gran relevancia y repercusión.

Un hackeo popularizado

El más sonado incidente contra la NASA en lo que a redes sociales se refiere ocurrió hace tres años, cuando un grupo hacktivista brasileño intervino las redes sociales de la NASA confundiendo este organismo con la NSA (National Securirty Asociation). En este ciberataque, los piratas exigían que se dejase de espiar las comunicaciones de la política brasileña, Dilma Rouseff. Obviamente, el mensaje no iba dirigido a la NASA, aunque unos meses antes hubiera sido intervenida por el mismo grupo. El hackeo sufrido estos días sí parece tener al laboratorio Kepler como principal objetivo, sabiendo el ejecutor perfectamente lo que hacía y contra quién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *