Espía detenido por revelar secretos de Estado

El espionaje ocupa la actualidad de muchas webs y de algunos periódicos. El pasado 21 de Mayo se ha llevado a cabo la detención de un espía miembro de los servicios secretos de Portugal ante sospechas de espionaje y violación de secretos de Estado, como afirma la plataforma de información cibernética Estrella Digital.

Una ofensiva de espionaje ruso se destapa

La tentativa de espionaje ha sido destapada la pasada semana tras una labor de investigación que ha ocupado varios meses. La secretaría general del Servicio de Informaciones de la República Portuguesa (SIRP) pidió que se indagase acerca de las actividades de uno de sus miembros bajo sospechas de un delito de espionaje a favor de un servicio de información extranjero. El agente doble ha sido identificado como Frederico Carvalhao, responsable de la seguridad interna y la lucha antiterrorista dentro del servicio secreto del país y veterano de las fuerzas de seguridad. Todos los datos que intentaba vender son relativos a la OTAN y a la Unión Europea, de las que es miembro Portugal. Ambas son objetivos claves para la inteligencia rusa. La Policía Judicial no ha querido aclarar que era Rusia el país que compraba el material, pero los medios lusos lo han divulgado. Tanto Carvalhao como el agente de la CBP rusa, fueron detenidos en la ciudad de Roma gracias a la colaboración de las autoridades italianas con la Interpol y la Eurojust.

Nuevas intrigas

En el momento en que se produjo la detención del agente portugués acusado de revelar secretos de Estado, las

autoridades se dieron cuenta de que habían llegado en el momento justo. Carvalhao portaba un montón de documentos de carácter oculto mientras que el ruso llevaba encima una importante suma de dinero en efectivo. Todo ellos fue incautado en el momento del arresto, y ambos agentes fueron trasladado a prisión preventiva hasta la extradición. Aunque tanto los medios italianos como portugueses niegan poder aportar nuevos datos al caso y el jefe de la oficina de prensa de la agencia de inteligencia Sergei Ivanov evita hacer comentarios sobre el tema, mucho se ha sabido sobre ambos espías. Tras el arresto, se llevó a cabo en Lisboa una investigación que incluía el piso de Carvalhao. En ella se han encontrado pruebas que afirman que tanto el luso como el miembro de la CBP habían estado en contacto durante unos años, así como diversos documentos y dinero en efectivo. Se estima que por cada escrito el portugués había obtenido diez mil euros.

Las sospechas continúan

El desenlace esconde una minuciosa tarea de investigación iniciada el pasado otoño entre los meses de Octubre y Noviembre. La principal pauta de actuación era el seguimiento y el espionaje de sus conversaciones telefónicas. Atendiendo a sus redes sociales, los servicios de inteligencia portugueses pudieron comprobar que el agente detenido no ocultaba sus simpatías por los países de la antigua Unión Soviética, y también descubrieron que había mantenido relaciones con mujeres nativas de los países del Este. Toda esta operación de venta de secretos de Estado y contraespionaje  tiene presentes los ingredientes que toda buena historia de espías necesita: dinero, secretos y mujeres. Todavía hoy se duda de que Carvalhao pudiera actuar en solitario vendiendo secretos de estado. Se espera que la investigación de las pruebas y documentos incautados arrojen luz al asunto.  Las acciones llevadas a cabo por el agente del SIRP detenido y la ofensiva del Kremlin hacia la OTAN y la Unión Europea traerán consecuencias a escala mundial. Una acusación de violación y vente de secretos de Estados es un tema muy serio que atañe tanto a integrantes del Tratado del Atlántico Norte como a liados, como Estados Unidos, quienes intercambian información acerca de amenazas para la seguridad, estrategias de defensa y situación militar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito