Dron vigila las playas de Cunit

Atrás quedan los años donde los vigilantes costeros llevaban bañador rojo y corrían a cámara lenta por la playa, la tecnología abre nuevas puertas y cada vez son más los drones que realizan funciones que facilitan y agilizan las labores de rescate. La Vanguardia nos presenta el dron que supervisa las playas de Cunit ayudando a los encargados de la seguridad de los bañistas en el desarrollo de su función. El artefacto va equipado con una cámara de vídeo a bordo que amplia lo que el socorrista es capaz de ver y evitando la pérdida de tiempo de reacción en situaciones de peligro. Una labor de cooperación entre pilotos, fuerzas de seguridad y trabajadores de salvamento hace posible esta iniciativa.

Un dron vigila la costa tarraconense

La costa de la localidad tarraconense de Cunit tiene aproximadamente dos kilómetros y medio de playa, dividida en siete espigones. Este elemento es foco de accidentes e imprudencias pues, aunque los espigones tienen acceso restringido, a menudo los bañistas no hacen caso de las indicaciones. En ellos se generan corrientes que pueden arrastrar a los veraneantes mar a dentro, además de ser un obstáculo en el campo de visión de los vigilantes de la playa. Gracias al dron, esto último ya no sucede, pues el dispositivo posee un amplio objetivo que le permite ver a un kilómetro de la orilla. Volando a suficiente altura, este incansable socorrista no pierde detalle de lo que ocurre dentro del agua. A través de un dispositivo móvil, la Policía local y Protección Civil hacen posible el pilotaje del dron, que por otro lado fue una iniciativa de ambos departamentos. El Ayuntamiento del municipio se encuentra en conformidad y aplaude la idea, pues la seguridad de los bañistas es el primer objetivo.

Rapidez de actuación del dron

Mediante el uso de la tecnología dron, la principal ventaja con la que se encuentran los cuerpos encargados de la

mini camara inalambrica
  • Facebook
  • Twitter
mini camara inalambrica

seguridad de la zona es el aumento de la rapidez de actuación ante una situación de emergencia. La cámara del dispositivo retransmite en tiempo real para que los pilotos remotos puedan informar al puesto de socorrismo de cualquier incidente acontecido en la playa. De esta manera, tanto los cuerpos de seguridad y sanidad están al tanto de lo que ocurre, y el socorrista puede acudir en asilo del bañista al momento. Las barreras físicas establecidas por el campo de visión humano quedan reducidas, pues el objetivo de la cámara de vídeo a bordo puede ampliar, enfocar, acercar la imagen… No habrá dudas ante la situación que requiera del auxilio de los trabajadores costeros y en donde el tiempo apremia. Y es que cualquier segundo es decisivo ante un accidente o emergencia, y el dron amplía fronteras en ese sentido.

Otra capacidad de estos drones

El dron de las playas de Cunit está dotado además con un flotador que puede suministrar desde el aire a cualquier bañista que se vea arrastrado mar a dentro por la corriente, evitando así que se ahogue mientras el socorrista nada en su auxilio. Esta opción también evitará que se produzcan accidentes como el del año pasado, donde el vigilante se adentró en el agua para salvar a un bañista con dificultades pero se encontró que en realidad eran dos personas. El dron ya habría suministrado la información por lo que el trabajador ya iría preparado para afrontar la situación, habiendo portado un flotador adicional al que el artefacto habría lanzado, y ajustándose más a las necesidades de la emergencia que está teniendo lugar. Los orgullosos encargados del proyecto, los agentes Dani Olmo y Vicente Luna, afirman que trabajar con drones puede salvar vidas, y que los encargados de la seguridad de los veraneantes deben hacer uso de todos los medios a su disposición para cerciorarse de que las vacaciones sean un periodo de ocio y descanso, sin incidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *