Componentes de una cámara antivandálica

Las cámaras antivandálicas son cámaras preparadas para resistir el ataque de los vándalos, como su propio nombre indica. También están preparadas para soportar las condiciones meteorológicas por duras que sean, ya que normalmente este tipo de cámaras se colocan en el exterior, más susceptible a esos ataques malintencionados y a las inclemencias del tiempo.

Algunas cámaras antivandálicas son compactas, pero la mayoría están compuestas por distintos elementos independientes, lo cual les otorga una mayor versatilidad, pues en caso de que alguno de esos componentes resulte dañado, no tendremos que cambiar la cámara entera. Estaríamos hablando de carcasas antivandálicas.

De hecho, incluso si queremos cambiar el tipo de sistema de videovigilancia que tenemos, por ejemplo de uno analógico a uno digital, podremos seguir aprovechando la protección antivandálica de nuestras viejas cámaras, sólo tendremos que cambiar la cámara interior, lo que supone un ahorro de dinero y tiempo. Además, suelen permitir también la personalización de la parte tecnológica del producto, pudiendo elegir ópticas, añadir infrarrojos, etc.

Partes de las cámaras antivandálicas

A continuación detallaremos las partes distintivas de una cámara antivandálica, es decir, de la protección antivandálica y los elementos de fijación. Una buena carcasa antivandálica debe estar hecha de aluminio fundido de larga duración.

  • Carcasa antivandálica: protege la cámara del agua y de los golpes. La forma depende del tipo de cámara, de tipo bala o domo.
  • Soporte antivandálico: permite fijar la cámara de videovigilancia en cualquier superficie y es capaz de resistir fuertes impactos sin descolgarse o moverse. Los hay de distintos tipos, dependiendo también del tipo de cámaras que vayamos a instalar.
  • Visera: para las cámaras tipo box, o bala. Su función es hacer sombra a la cámara para que los rayos del sol no impidan la correcta visualización de la imagen captada.
  • Cápsula domo inferior: protección de la cúpula de las cámaras domo. Debe estar fabricada en policarbonato, y puede ser polarizada (oscura para no detectar el objetivo de la cámara) o transparente.
  • Ventilador: permite la protección térmica de la cámara de video vigilancia, impidiendo así que se calienten sus componentes.
  • Calefactor: impide que el cristal de la cámara se empañe debido a la humedad.
  • Rótula: permite darle el ángulo deseado a la cámara de seguridad. No aplicable a las cámaras domo.
  • Tubo de aceroflex: aisla y protege los cables del agua y la humedad e impide que puedan ser cortados.

Cuantos más elementos de estos tenga nuestra cámara antivandálica, más protegida estará contra posibles ataques o inclemencias meteorológicas. En la tienda online de ESPIA2 encontrará todo lo que necesita para hacerse con su propia cámara antivandálica, ya sea para mejorar la protección de sus actuales cámaras, o para realizar una nueva instalación.

Contacte con nosotros para más información, asesoramiento o petición que le pueda surgir. Estaremos encantados de atenderle con la máxima profesionalidad y sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito