Cómo funcionan los amplificadores de sonido

Los amplificadores de sonido de pared son un gadget de espionaje que permiten oír sonidos, conversaciones y todo aquello que ocurra a través de paredes, techos o suelos. Puede ser un dispositivo que, a priori, parezca que tiene pocos usos posibles más allá de las labores que deban desempeñar profesionales en la investigación privada o el contraespionaje, pero lo cierto es que son perfectos para multitud de situaciones.

Por ejemplo, cuando has descubierto que tu pareja te está siendo infiel, porque te dijo que tenía un viaje de negocios pero has revisado los cargos en la tarjeta de crédito conjunta y te has dado cuenta de que hace una hora pagó con ella una suite en un lujoso hotel del centro. En estos casos, es ya evidentemente tarde para poner un micrófono espía o una cámara espía en esa habitación, porque ellos ya están allí, pero no todo está perdido si cuentas con un amplificador de sonido de pared.

También son muy útiles en caso de que tu hijo/a se pase largas noches en su habitación hablando con alguien pero no quiere decirte con quién, y tienes sospechas por algún trozo de algunas conversaciones que has oído de que esa persona no es recomendable, bien porque hablan de drogas, de sexo o de incluso algo peor. Para escuchar nítidamente desde la habitación contigua de qué trata la conversación, no tienes más que colocar el amplificador de pared en el sitio idóneo, modularlo hasta que obtengas un sonido adecuado, y serás capaz de oír todo lo que hablan.

¿Para qué se usa un amplificador de sonido de pared?

Como puedes ver, los usos de un amplificador de pared no se restringen únicamente a servir como herramienta para trabajos de espionaje, sino que dependiendo de lo que necesites pueden ser un dispositivo extremadamente funcional y efectivo para conseguir enterarte de aquello que no quieren decirte.

Imagina que tu marido de vez en cuando se mete en el baño a hablar por teléfono. Podría simplemente irse a otra habitación sin preocuparse de dejar la puerta abierta, porque al fin y al cabo esto se hace por cuestiones de garantizar una comunicación con más comodidad o más seriedad, dependiendo del ámbito de la llamada, pero en vez de eso se mete en el baño y pone el pestillo. ¿No es bastante sospechoso? Es otro de los casos en los que claramente un amplificador de pared se convierte en la herramienta perfecta.

Ahora piensa en qué momentos un dispositivo así ha sido lo que necesitabas, tanto si son parecidos o similares a los que te hemos comentado, como otros totalmente distintos en los que sin duda algo así habría servido para enterarte de lo que se estaba hablando al otro lado. Si crees que en un futuro cercano puedes necesitar un amplificador de pared, echa un vistazo a nuestro catálogo y mira las prestaciones de los que ofrecemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito