Claves básicas a la hora de contratar un investigador privado

Si nos encontramos en una situación en la que necesitamos recabar evidencias tangibles de algún hecho que nos afecte, la mejor solución es contratar un investigador privado, o detective.

Si es la primera vez que necesitas de este tipo de servicios, es normal que no sepas por dónde empezar ni a dónde acudir, por eso en el artículo de hoy queremos darte algunas claves que te ayudarán a elegir bien a la hora de contratar un investigador privado.

¿Dónde buscar un investigador privado?

Al igual que en cualquier otro gremio, a la hora de localizar un profesional de la investigación hoy día tenemos 2 opciones: por recomendación de algún amigo, familiar o conocido, o por un buscador de Internet.

Los investigadores privados se mueven mucho por el mundo de la abogacía debido a los casos que llevan, por lo que si conoces a alguno, será un buen sitio en el que buscar buenas recomendaciones.

Siempre es más aconsejable decantarnos por alguien del que ya tengamos buenas referencias de gente conocida pero, si no es el caso, en Internet también se dejan cada vez más reseñas y opiniones sobre todo tipo de comercios y servicios.  Busca los detectives que se anuncian en tu ciudad y mira toda la información que puedas sobre ellos: reseñas de Google, redes sociales si tienen, y foros especializados. Los foros siempre son una buena fuente de información, pues en ellos se reúne mucha gente interesada o conocedora del tema.

¿Cómo contratar un investigador privado que sea bueno?

Hay una serie de reglas que recomendamos seguir a la hora de contratar un investigador privado para que la elección sea la acertada.

  1. Contrata a un profesional: ni te plantees recabar pruebas o hacer seguimientos tú mismo, ni alguien cercano a ti. Lo más probable es que te acaben descubriendo y quizás con una denuncia por acoso incluida, ya que los únicos autorizados por ley para realizar investigaciones privadas en España son los detectives.
  2. No te quedes con el primero que veas: se trata de una decisión muy importante, por lo que no te quedes con el primer detective que llegue a ti. Concierta una primera cita con los que mejor impresión te den en el papel para valorar su asesoramiento y demás cuestiones, compara y quédate con el que te dé más confianza. El precio es una variable importante, obviamente, pero no dejes que sea lo que decida en cuestiones de calidad. Al fin y al cabo se trata de una persona a la que tendrás que contar tus intimidades y será mejor que te sientas lo más cómodo posible con ella.
  3. Acude a su despacho: desconfía si para una primera consulta el detective pretende citarte en una cafetería o algo así. Probablemente sea porque no dispone de despacho profesional. Además, al acudir a su oficina podrás fijarte en muchos detalles que te darán pistas sobre las aptitudes detectivescas del investigador.
  4. Exige ver el TIP: en España, los investigadores privados deben ser titulares de una Tarjeta de Identidad Profesional que los acredita como detectives profesionales y que es expedida por el Ministerio del Interior. NO aceptes nunca contratar los servicios de un detective que no te ha mostrado su identificación profesional.
  5. Mejor con experiencia: obviamente, la experiencia es un grado siempre a valorar.
  6. Haz partícipe a tu abogado: si has contactado con un investigador privado para algún tema legal que necesitas resolver, haz partícipe a tu abogado de la estrategia a seguir en la investigación, sobre todo en cuanto a los objetivos a conseguir y a la validez legal según los métodos de obtención.
  7. Pacta el precio del procedimiento y los posibles extras y variaciones previamente.
  8. Exige un contrato de prestación de servicios: la actual Ley de Seguridad Privada 5/2014 establece la obligatoriedad y requisitos de este contrato, que supone una garantía para el cliente. Debe incluir un requisito de confidencialidad y de legalidad, es decir, de que se respetará la ley siempre durante todo el procedimiento y se tratará con la máxima confidencialidad; así como recoger los precios pactados, la devolución de parte de los honorarios en caso de no concluir el caso positivamente, y cualquier otro acuerdo al que se haya llegado con el investigador.
  9. Si no estás conforme con el trabajo realizado, reclama: si no estás satisfecho con la actuación de tu detective o agencia, reclama primero en dicha oficina pidiendo las explicaciones pertinentes. Si no obtienes las respuestas que esperas, puedes poner tu reclamación oficial en cualquier organización de consumidores o colegios profesionales de detectives privados.
  10. Pregunta por los gadgets espía que va a usar tu detective: y si falta algún artículo espía imprescindible para tu caso, podrás encontrarlo en la tienda online de Espia2, tu tienda espía para profesionales y amateurs de la investigación privada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito