Cámaras IP en vivo

Viaja gratis por todo el mundo gracias a las cámaras IP en vivo

A todos nos gusta viajar pero no siempre disponemos del dinero, el tiempo o la ocasión para hacerlo. Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías tenemos la oportunidad de “visitar” lugares remotos alrededor de todo el mundo sin movernos del sofá de casa. ¿Cómo? Muy fácil. Gracias a las cámaras IP en vivo, que cada vez más empresas y organismos oficiales se animan a colocar en lugares emblemáticos y que nos permiten sentirnos como si estuviéramos allí, al menos por un rato.

Las cámaras IP en vivo se han convertido en una forma muy eficaz de promocionar el turismo local, ya que permiten mostrar a los foráneos el encanto y la realidad de una ciudad, una laguna, una playa o una aldea perdida, las 24 horas del día y sin filtros.

Cómo funciona una cámara IP

Las cámaras IP funcionan conectando directamente el dispositivo a una red WiFi que emite la señal de video en directo a través de una dirección IP fija asignada a la cámara, de forma que cualquier persona que sepa esa dirección IP puede visualizar la señal de esa cámara.

Las cámaras IP en vivo turísticas se alojan en sitios webs como https://www.skylinewebcams.com/es para que todo el mundo pueda acceder a ellas con un simple clic, sin necesidad de conocer la dirección IP.

Accesibilidad de las cámaras de seguridad IP

Las cámaras IP también se usan como cámaras de seguridad en hogares y negocios y, aunque tienen sus ventajas, también tienen algunos inconvenientes de seguridad relacionados con su accesibilidad remota.

Y es que, del mismo modo que podemos acceder a las turísticas cámaras IP en vivo con una simple URL, se puede acceder también a la cámara IP del salón de tu casa. Esto es genial para controlar lo que sucede cuando no estás, pero también es una puerta de acceso a piratas informáticos, ladrones y demás delincuentes o, simplemente, cotillas cibernéticos.

Para solventar este problema, la mayoría de cámaras de seguridad IP se configuran con un usuario y contraseña, pero se trata de un usuario y contraseña por defecto que el fabricante usa en todos sus productos y, por tanto, es fácil de averiguar por cualquier persona. Cuando configuramos una cámara IP por primera vez, nos pide que cambiemos la contraseña de acceso al dispositivo pero lo cierto es que casi nadie lo hace, y eso se traduce en una gran vulnerabilidad de nuestra intimidad, de la que gente malintencionada se puede aprovechar.

No obstante, la solución es muy sencilla. No hay más que personalizar el acceso remoto a nuestra cámara de seguridad en vivo con un usuario y contraseña nuevos, y que sólo conozcamos nosotros. Así podrás volver a disfrutar de las ventajas de tener una cámara IP donde lo necesites sin preocuparte de que puedas estar siendo observado por extraños.

En la tienda online de ESPIA2 encontrarás una gran oferta de cámaras de seguridad IP para que puedas disfrutar de sus ventajas, sabiendo ya contrarrestar su casi único inconveniente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito