Cámaras discretas o cámaras indiscretas para grabar

Cámaras que graban y almacenan el vídeo las hay de todo tipo. Dependiendo del uso que vayamos a darle, así como de las necesidades que tengamos y del contexto de la grabación, nos vendrá mejor uno u otro.

La opción de grabar el video y las imágenes capturadas nos la proporcionan prácticamente todas las cámaras, desde las cámaras espía a los sistemas de Circuito Cerrado de Televisión. No obstante, no es lo mismo (en absoluto) grabar con una cámara espía que con una CCTV, así que en el artículo de hoy vamos a daros algunas claves y diferencias existentes entre los distintos tipos de cámaras con grabador, para que puedas decidir cuál es la mejor para tu caso.

Cámaras de vigilancia con grabación

Como siempre, hay aspectos que marcan el camino hacia una cámara u otra, como el sitio en el que va a ser colocada o la autonomía que necesitamos que tenga. En el caso de las cámaras con grabador, no será distinto y debemos empezar por hacernos esas mismas preguntas.

Si queremos cámaras de vigilancia con grabación, primero deberemos elegir modelos para interior o para exterior dependiendo de dónde necesitemos vigilar. Una vez decidido esto, podremos elegir cámaras digitales o CCTV. Ambas graban aunque de forma distinta, y reúnen otras características a tener en cuenta para decantarte por una u otra opción.

Por ejemplo, las CCTV no graban audio por sí mismas, aunque se les puede instalar un micrófono complementario para conseguirlo. Este tipo de cámaras requieren de un grabador DVR para funcionar y de un disco duro externo para almacenar las grabaciones. Son una buena opción de vigilancia cuando se quiere controlar un espacio de tamaño considerable, como grandes complejos con distintos puntos de acceso al recinto, ya que se pueden instalar varias cámaras en distintos puntos, tanto en interior como en exterior, y controlarlos todos a la vez desde la sala de monitores.

Es recomendable sólo si contamos con espacio suficiente para la sala de monitores y la sala de almacenamiento, así como guardias de seguridad que controlen la monitorización.

En las tiendas especializadas, como la de ESPIA2, podremos encontrar kits de cámaras de vigilancia con grabador listos para su uso, con todo lo necesario para que sólo tengas que realizar la instalación.

Pero si queremos algo más sencillo, podemos recurrir a las cámaras digitales de interior, que graban y almacenan las grabaciones en una tarjeta micro SD (normalmente de hasta 32 GB, aunque algunos modelos soportan tarjetas mayores), y no requieren de instalación con obra ni complicados cableados, sólo un simple enchufe con corriente eléctrica.

Cámaras ocultas para grabar

Las opciones anteriores son denominadas cámaras de vigilancia con grabación porque son cámaras diseñadas para estar a la vista. Así cumplen una doble función, ya que su simple presencia puede ser disuasoria ante posibles ataques.

Pero a veces no nos interesa esta función disuasoria, sino que nos interesa pillar in fraganti a alguien o tener constancia de si se produce un hecho concreto, o de cómo se produce. En fin, que a veces lo que nos interesa es una cámara oculta o cámara espía.

Las cámaras ocultas para grabar pueden ser desde microcámaras, que puedes camuflar para que no se vean, hasta cámaras espía ocultas en todo tipo de objetos cotidianos. Ambas opciones las tienes con y sin conectividad WiFi, y con ambas opciones podrás grabar lo que capture la cámara y no sólo visualizarlo en directo, ya que todas cuentan con ranura para tarjeta micro SD.

 

Como ves hay un amplio mercado de cámaras de vigilancia con grabación, por lo que seguro que encuentras fácilmente el producto que se ajusta a ti en la tienda online de ESPIA2. Si no es así, contacta con sus profesionales y ellos te asesorarán y ayudarán a dar con tu cámara grabadora perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito